Tarta fría de manzana

En esta ocasión veremos cómo hacer una jugosa tarta fría de manzana. Es una deliciosa tarta sin horno con un sabor espectacular que te explicaré paso a paso. Es un pastel que se hace con unas manzanas y crema sobre una base de galletas, muy fácil de preparar, rápido y muy sabroso.

Video receta paso a paso 3

Versión en Pdf:       Tarta fria de manzana CEN

Mano de obra:         20. minutos

Cantidad:                4-  6   raciones               

Ingredientes

  • 200 g de galletas maría
  • 80 g de mantequilla sin sal
  • 3 huevos medianos
  • 60 g de harina fina de maíz (Maicena)
  • 120 g de azúcar + 2 cucharadas
  • Medio litro de leche
  • 3 manzanas medianas
  • la cáscara de 1 limón
  • esencia de vainilla o canela (opcional)
  • 2 cucharadas de Mermelada de melocotón o fresa
  • Molde desmontable de 21-22 cms

.

Preparación

  1. Comenzamos forrando el molde con papel de hornear. Fundimos la mantequilla unos segundos en el microondas o al baño maría y trituramos las galletas. Podemos usar una picadora o echarlas en una bolsa, cerrar y machacarlas con un rodillo o una botella. Mezclamos en un recipiente las galletas con la mantequilla hasta conseguir una pasta humedecida. Si queda muy seca podemos añadir un poquito de leche. Repartimos la mezcla de galletas por el fondo y los bordes del molde hasta una altura de un par de dedos. Debemos presionar bien las galletas para que no queden poros. Reservamos en el frigorífico.
  2. A continuación preparamos la crema del relleno. Para ello ponemos a calentar casi toda la leche (reservamos unos 50 ml) a fuego medio y añadimos la piel de un limón. Debemos cuidar de que la piel no tenga parte blanca, ya que amargaría la leche. Infusionamos unos minutos mientras separamos las yemas de las claras. Utilizaremos las yemas que pondremos en un recipiente, añadimos el azúcar, el resto de la leche y la maicena. Mezclamos bien con ayuda de unas varillas hasta deshacer los grumos. Añadimos esta mezcla a la leche, aromatizamos con unas gotas de vainilla y cocinamos a fuego medio sin parar de remover. En un par de minutos veremos como la crema va espesando y seguiremos removiendo hasta que la tengamos espesa y sin grumos. Apagamos, retiramos y la vertemos en otro recipiente para que pierda el calor más rápidamente. La cubrimos con film plástico pegado a la crema y reservamos mientras preparamos las manzanas.
  3. Pelamos, dividimos a la mitad y quitamos la parte central y el corazón a las manzanas. Cortaremos cada mitad en láminas, en forma de media luna, del espesor de una moneda. Una vez cortadas las manzanas, ponemos a calentar un recipiente con 100 ml de agua y un par de cucharadas de azúcar. Añadimos las láminas de manzana y dejamos que se cocinen a fuego medio-alto dos o tres minutos, hasta que las láminas queden blandas. Retiramos y colocamos en un escurridor para que pierdan el líquido y enfríen un poco.
  4. A continuación quitamos el molde del frigorífico y vertemos la crema sobre la galleta. Alisamos e igualamos con ayuda de una espátula o una cuchara y vamos clavando las láminas de manzana en la crema. Comenzaremos desde el centro hacia el exterior, intercalando una lámina con otra. Una vez que coloquemos todas las manzanas, aplanaremos con una cuchara los bordes de galleta que sobresalgan de la crema, para igualar toda la tarta. Cubrimos con film plástico y dejamos que enfríe la tarta en el frigorífico un par de horas, para que solidifique la crema.
  5. Una vez fría bañamos la manzana con un almíbar de mermelada disuelta en un poco de agua. Desmoldamos pasándole un cuchillo por el borde para separar la galleta, con cuidado de no romperla. Quitamos el aro y servimos.

 

Más detalles sobre esta receta…

  • Utilizaremos un molde desmontable. Para forrar el molde es muy práctico el papel de hornear (papel manteca). Colocaremos un disco en el fondo y podemos cubrir el borde también con una tira de papel o acetato, para de este modo desmoldarla mejor.
  • Dependiendo del tipo de galleta que utilicemos la mezcla de galleta y mantequilla puede quedar más o menos seca. Debe quedar humedecida, si vemos que queda muy seca podemos añadirle un poco de leche. Tampoco debemos hacerla demasiado húmeda, ya que sino sería imposible trabajar con ella.
  • Podemos utilizar varios tipos de manzana: Golden, Reineta… En cuanto las cortemos debemos ponerlas a cocinar lo más rápido posible, para que no se oxiden (que no se pongan oscuras)

 

.


Últimas recetas   

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba